Se desvelaron los paceños con Descartes a Kant

Héctor Miranda