Sanluqueños, entre las aguas negras

Héctor Miranda