No se trata de protagonismo sino de puntualidad

Héctor Miranda