No se trata de polilla, sino de gusano tejedor de otoño

Héctor Miranda