Escuelas, infestadas de piojos

Héctor Miranda