Desde 2007 existe la amenaza de un embargo a la pesca mexicana
Julia Carabias Lillo
“Hay dos escenarios que no pueden ocurrir: que la tortuga caguama se extinga y que la pesca mexicana sufra de nuevo un embargo”, señaló la bióloga Julia Carabias Lillo, extitular de la SEMARNAT.

La Paz, Baja California Sur.- “Hay dos escenarios que no pueden ocurrir: que la tortuga caguama se extinga y que la pesca mexicana sufra de nuevo un embargo”, señaló la bióloga Julia Carabias Lillo, extitular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para el diario Reforma, recordando que se han ignorado estudios y acuerdos realizados en 2007 donde se consideraba que la pesca incidental era una de las principales causas de muerte de la caretta caretta, por lo que un embargo comercial de Estados Unidos a México continúa siendo una posibilidad vigente, dejó ver.

“En 2007 se instaló un grupo de trabajo conformado por instituciones de los diferentes órdenes de gobierno, centros e institutos de investigación, organizaciones no gubernamentales y grupos de pescadores para analizar la pesca incidental de tortugas marinas. Este grupo reconoció la existencia de un claro desorden en las pesquerías del Golfo de Ulloa, por lo que se acordó elaborar un ordenamiento pesquero para la región y un plan de manejo de la pesquería de escama, así como fortalecer la vigilancia. Incluso, en 2012 el Instituto Nacional de la Pesca aceptó que era indispensable modificar las artes de pesca para evitar la pesca incidental. Además, otros estudios reportan la eficiencia del uso de artes de pesca alternativas aplicadas a nivel piloto. No obstante los acuerdos tomados, el ordenamiento y el plan de manejo pesqueros no se han realizado y la mortandad de tortugas caguama persiste”.

Refiriéndose al flamante grupo de expertos conformado para evaluar de nuevo la causa de la mortandad de la tortuga amarilla, Carabias Lillo dijo que más información científica siempre será bienvenida y necesaria, sin embargo, advirtió, “ello no puede llevar a la inacción”.

“Mientras la evidencia científica para disminuir la incertidumbre se acumula y las medidas para evitar la pesca incidental se instrumentan, no puede permanecerse de brazos cruzados. Resulta absolutamente indispensable aplicar el principio precautorio, parte medular del marco jurídico nacional, para detener la mortandad de caguamas en las costas mexicanas. Hay dos escenarios que no pueden ocurrir: que la tortuga caguama se extinga y que la pesca mexicana sufra de nuevo un embargo”.

¡Comparte!

* * *