Cuidado con las balas perdidas, el 31

Héctor Miranda