Considera reo suspender huelga de hambre
huelga de hambre
Después de platicar con las autoridades de Derechos Humanos de Los Cabos, el interno del Cereso de San José del Cabo, quien sostiene una huelga de hambre desde hace más de un mes, accedió a considerar suspenderla, pues le hicieron ver que la decisión de su petición no depende de la dirección local.

San José del Cabo, Baja California Sur.- Ante la visita de la Coordinación Municipal de Derechos Humanos de Los Cabos, el interno del Cereso de San José del Cabo, Rubén Armando Benítez Lagarda, accedió el considerar suspender la huelga de hambre que sostiene desde hace más de un mes, debido a que no se le concede su petición de traslado a La Paz.

A decir de Jesús González Ceseña, coordinador municipal de Derechos Humanos en Los Cabos, el director del Cereso de esta cabecera municipal, Norvell Alberto Romero Polanco, les explicó que en reiteradas ocasiones ha enviado su petición de traslado a la ciudad de La Paz, pero que hasta el momento desconoce la razón del por qué ha sido ignorada.

Debido a que no cuentan con una respuesta ante dicha solicitud, tampoco han podido decirle al interno las razones por las que no se le otorga el traslado a La Paz, situación que lo llevó a tomar la decisión de no alimentarse, atentando contra su salud, la cual mantiene preocupadas a las autoridades del Cereso de Los Cabos.

Es porque está fuera del alcance de sus manos la decisión, que hace aproximadamente 10 días, Romero Polanco invitó a varias autoridades de salud, así como a la Coordinación de Derechos Humanos Municipal, para que acudieran a conocer su grave situación, puesto que se niega a recibir atención médica y les preocupa que pueda fallecer.

Tras darles a conocer la situación del interno Benitez, quien lleva pagados 18 de cerca de 30 años de condena por homicidio y hace cinco lo trasladaron del Cereso de La Paz al de San José del Cabo, permitieron a los representantes de Derechos Humanos pasaran a visitarlo y platicar con él.

Al momento de entrar a verlo les hizo saber que llevaba 37 días sin alimentarse, lo que a su punto de vista no era evidente, pues a pesar de estar demacrado y delgado, su plática fue elocuente y se encontraba lúcido, al parecer gracias a que los médicos le ponen sueros en el agua que toma, incluso la trabajadora social les comentó que encontró un par de dulces bajo las mangas de su blusa.

En su platica, Benítez les comentó que después de solicitar en varias ocasiones el ser trasladado al Cereso de La Paz y no obtener respuesta, fue que tomó la decisión de ponerse en huelga de hambre, puesto que sus familiares no cuentan con recursos para venir a visitarlo a la cabecera municipal y extraña mucho a sus hijos.

“Le dije si sigues así como estás, lo que sigue es que te trasladen pero al panteón, usted póngase otra vez activo, aquí tiene muy buenos antecedentes, ya nos dijo el director que su comportamiento es magnífico y sus trabajos de carpintería destacados, entonces reincorpórese y nosotros lo ayudaremos en lo que esté de nuestra parte”, puntualizó.

También se comprometieron a ponerse en contacto con su esposa, quien vive en la ciudad de La Paz, para que esta a su vez acuda a la Comisión Estatal de Derechos Humanos a que la asesoren, lo que él vio como una esperanza para resolver su situación y accedió a meditar la posibilidad de suspender su huelga de hambre.

¡Comparte!

* * *