BCS, pionero en la activación de zonas de refugio pesquero
corredor San Cosme-Punta Coyote
En el corredor San Cosme-Punta Coyote “claro que pueden pescar, ahí puede pescar quien tenga permiso”, aclara Meredith de la Garza Treviño, directora ejecutiva de Niparajá.

La Paz, Baja California Sur.- Baja California Sur (BCS) es pionero en la activación de la primera red de zonas de refugio pesquero en México, en el corredor San Cosme-Punta Coyote, orientado en la costa oriental de la península, a 150 kilómetros de Loreto, Comondú y La Paz. Se busca la protección de más de veinte especies de escama, como pargo, cabrilla y jurel. Será hasta el año 2017 cuando se estudie la efectividad de la medida y se determine si las once zonas que comprende la red continúan en veda, si cambian su tamaño, si cambia su ubicación o si se eliminan definitivamente.

La Sociedad de Historia Natural Niparajá trabaja desde 2008 con pescadores del corredor San Cosme-Punta Coyote que buscan ordenar sus pesquerías, mismos que, gracias a este acercamiento con el grupo ambientalista, promovieron ante la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación  (SAGARPA) la creación de esta red de refugios pesqueros. Sin embargo no todos opinan que la medida sea positiva, como pescadores de la capital del estado que han culpado a Niparajá de alentar a sus homónimos loretanos y comundeños a buscar la prohibición de la pesca en zonas vitales para ellos, al igual que el propio Fernando García Romero, titular de la Secretaría de Pesca y Acuacultura en la entidad, quien ha manifestado que este decreto fue promovido “mañosamente” por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la SAGARPA.

Meredith de la Garza Treviño, directora ejecutiva de Niparajá, comenta que era de esperarse que, como todo lo nuevo, la medida generara “un poquito de malentendidos”, no obstante, insiste,  los refugios son para promover la pesca, no para prohibirla. “Los refugios son reconocidos a nivel internacional como una herramienta donde se recuperan especies de importancia”.

El 16 de noviembre de 2012 se dio a conocer a través del Diario Oficial de la Federación (DOF) la creación de la red de refugios, pero fue a principios de este año que el conflicto entre pescadores paceños y los del resto del corredor se profundizó, aunque De la Garza Treviño explica que “los principales roces fueron por malentendidos” provocados por dudas “sobre qué eran los refugios o de qué tamaño eran o si ellos [los pescadores paceños] ya no iban a poder pescar”.

En el corredor San Cosme-Punta Coyote “claro que pueden pescar, ahí puede pescar quien tenga permiso”, aclara la directora, precisando que sólo en los refugios está prohibida la pesca y éstos comprenden menos del dos por ciento del norte del Golfo de California.

Gracias a Niparajá, señala, gran parte de los pescadores del corredor se regularizaron obteniendo permisos de pesca y “ellos mismos solicitaron a CONAPESCA que se decretaran las once zonas de refugio, que son zonas donde no se puede pescar por cinco años”.

“Yo siento que el conflicto ya está como más resuelto”, finaliza Meredith de la Garza, “creo que ya está todo en mejores términos y los pescadores de allá ahorita están proponiendo varias acciones de monitoreo para ver si los refugios están funcionando para ellos mismos generar la información para CONAPESCA e INAPESCA para decirles si están funcionando o no los refugios. Ellos mismos están proponiendo cómo pueden reportar todas sus capturas para que se contabilice bien qué está sucediendo ahí y saber si la medida está teniendo éxito”.

¡Comparte!

* * *