Terrenos en Cabo San Lucas

Aseo, la mejor defensa contra los ácaros

Universitarios hacen un llamado para combatir a estos parásitos, trasmisores de diversas enfermedades

Ramón Alberto Jiménez, Jesús Nicolás Cota y José Gerardo Severino

Los ácaros son agentes de enfermedades que pueden transmitirse a seres humanos y que proliferan durante la temporada de calor. Estudiantes de la UABCS hicieron un llamado a la ciudadanía a prestar atención a la salud de sus animales, para evitar este tipo de contagios.

La Paz, Baja California Sur.- Los ácaros son pequeños organismos parecidos a los insectos, que se diferencian de éstos porque su cabeza y tórax están fusionados en una sola región y no poseen antenas, alas u ojos compuestos. Como especie, poseen una enorme capacidad reproductora y siguen el patrón de fertilización, es decir, producción de huevos, larva, ninfa y adultos.

Pertenecientes a los Acarinos, una subclase de arácnidos, se estima que en el mundo existen casi 50, 000 especies de ácaros descritas, y entre 100, 000 y 500, 000 que todavía no han sido halladas.

Con el calor, estos parásitos proliferan en número, lo cual puede traer graves consecuencias, ya que como virus y bacterias, son agentes intermediarios de enfermedades zoonóticas. Esta clase de padecimientos son aquellos que afectan a animales y que pueden transmitirse a seres humanos por distintas vías.

Al introducirse bajo la piel, cavan diminutos túneles que pueden provocar diferentes tipos de sarnas, resultando en una picazón intensa, protuberancias y pequeñas erupciones cutáneas.

Por esta razón es muy importante mantener una extrema vigilancia sobre la higiene de animales domésticos y de granja, pues se corre el riesgo de contraer zoonosis si alguno de éstos se encuentra infectado.

Ramón Alberto Jiménez, Jesús Nicolás Cota y José Gerardo Severino, estudiantes de Médico Veterinario Zootecnista de la UABCS, señalaron que existe una lista amplia de enfermedades zoonóticas de las que hay que tener cuidado, pues se transmiten por contacto directo.

Por ejemplo, se encuentra la sarna sarcóptica, que es causada por una especie de ácaro denominado “Sarcoptes”. Perjudica principalmente a perros, aunque también se sabe que es causante de afecciones en gatos, zorros y seres humanos. En el caso de la garrapata, que también es un tipo de ácaro, puede transmitir por picadura enfermedades como la rickettsia y la enfermedad de Lyme.

Por otro lado, está la sarna soróptica, provocada por la especie “Psoroptes”, afecta a bovinos, caprinos, ovinos y conejos, entre otros. La sarna notoédrica, por su parte, es causada por una especie de ácaro denominado “Notoedriscati”, el cual perjudica a gatos y conejos.

Asimismo, mencionaron que existe una especie a la que comúnmente se le conoce como “ácaro rojo”, que transmite bacterias como Salmonella gallinarum y Spirochaeta anserina, las cuales afectan a las aves. En este caso, los parásitos pueden atacar al ser humano cuando los nidos de gallinas o palomas están dentro o cerca de la casa. Inclusive, mencionaron que se pueden transmitir a personas que despluman aves muertas.

Por todo esto, los universitarios recomendaron a la población prestar especial atención a la salud de sus animales, desinfectar continuamente las áreas donde haya interacción con éstos; así como utilizar productos especializados de fumigación.


* * *


Anúnciate en Peninsular Digital

 

¿Quires anunciarte en Peninsular Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.